Fuga de color

El cielo tenía un azul más intenso que en todo el año y de pronto le había resultado intolerable la perspectiva del aburrimiento, de los juegos agotadores, de las conferencias, de la falsa camaradería lubricada por ginebra... Sintió el impulso de marcharse y callejear por el laberinto de "Madrid" perdiéndose por calles desconocidas y sin preocuparse apenas por la dirección que tomaba.(George Orwell - 1984)

El color no se destruye, solo se crea y se transforma.

Facebook Twitter Pinterest Instagram