El devenir y el paso del tiempo tienen la cualidad de que alteran y modifican todo. Los procesos de cambio son al principio inciertos, y a veces indeseados. Luego, la transformación va tomando nuevas estructuras y es difícil tener los ojos cerrados para no apreciar las bellezas que se generan a partir de otras. 

Como un geólogo en busca de nuevos sedimentos, la obra de Jonipunto parte de la observación del espacio para detectar nuevos accidentes geográficos. Abre los ojos y se diluye en el cambio. En medio de su particular jungla urbana, su mirada se convierte en un radar inmenso donde nada es lo que parece. Los estratos de las paredes y los elementos de la calle se convierten en escenografías perfectas para complementarse con la obra.

Sombras que se derriten, sonrisas que van y vienen, niños que aun juegan en la calle, sombras intermitentes que sujetan a personas voladizas: con un componente onírico y casi mágico en la integración de los elementos y las creaciones, las obras son metamorfosis urbanas que parecían estar esperando a que alguien las terminase de completar. Una conversación entre la ciudad y los dibujos que se plasman en ella, una mezcla que resulta sorpresiva para el espectador y que son claro ejemplo de la versatilidad del espacio, y sobre todo, de la imaginación.

Less is more o la complejidad de lo sencillo. (Valeria Reyes)

Facebook Twitter Pinterest Instagram